Ha sido un año revolucionario en muchos sentidos, y el eLearning no fue la excepción. Algunas tendencias se aceleraron, otras se frenaron, pero lo que es cierto es que la vida en 2021 no la veremos con los mismos ojos que en años pasados. La pandemia resaltó deficiencias y oportunidades en todo tipo de industrias. La tendencia ascendente que veníamos viendo desde hace poco más de una década se aceleró inusitadamente durante el 2020. ¿Cómo fue el impacto que esta aceleración tuvo en México? ¿Cómo se adaptó el sector de la educación superior al cambio?

El avance de la tecnología y el mayor acceso a ella en regiones menos desarrolladas del mundo, como las zonas rurales de países como México, han causado que el eLearning sea una alternativa viable para centros educativos de todo tipo. No sólo pueden expandir su oferta educativa hacia otros formatos, sino que también pueden alcanzar una mayor población interesada en su oferta a través de la educación en línea. Sin embargo, no todo ha sido miel sobre hojuelas: la poca preparación de las instituciones o el bajo acceso a una buena conectividad por parte de una buena porción de la población evidenciaron una crisis que incluso vio niveles de deserción y abandono escolar nunca antes vistos en México.

eLearning
La tecnología ha permitido que las técnicas de eLearning estén disponibles para centros educativos de todo tipo.

El eLearning se ha establecido en las Universidades más importantes del país (públicas y privadas) como una herramienta viable y útil en tiempos de educación remota. Si bien es cierto que muchas Universidades ya hacían uso de plataformas de gestión del aprendizaje (LMS por sus siglas en inglés), no tantas contaban con recursos útiles para la educación sincrónica y encontraron barreras y hartazgo al impartir la mayoría de sus contenidos a través de videollamadas o archivos .pdf.

¿Qué podemos esperar para 2021?

Para 2021 veremos, amén de que la vacuna ya está aquí y se está -a cuentagotas- administrando a la población general, un crecimiento continuo de este tipo de recursos con técnicas aplicadas de eLearning. ¿Por qué? Por el valor que aportan no sólo como sustitutos a las clases presenciales, sino como apoyos adicionales para la educación continua. El valor de este tipo de recursos no ha pasado desapercibido ante los decision makers de las grandes instituciones educativas.

Algo que vimos durante la pandemia fue el apoyo educativo que aportaron plataformas que típicamente poco tienen que ver con la formación. Por ejemplo, YouTube, la TV abierta o plataformas como Netflix implementaron contenidos que asistían a la educación -con o sin ayuda de los gobiernos involucrados. Esta tendencia podría agrandarse. De hecho, en Smartraining estamos trabajando una plataforma «tipo Netflix» que concentra recursos formativos para empresas bajo un modelo de suscripción. Este tipo de plataformas serán cada vez más comunes.

Descentralización de la educación

Si algo ha dejado claro el eLearning desde hace ya varios años y que subrayó durante la pandemia es que la educación continua no para cuando termina el ciclo escolar o cuando uno se gradúa. Vimos incontables ejemplos de personas activamente adquiriendo nuevos conocimientos y habilidades. De hecho, el crecimiento de las plataformas de MOOCs (cursos en línea masivos) fue mayor que nunca antes. Medio en broma, Google destacó que una de las habilidades más buscadas durante 2020 fue el cómo hacer pan de masa madre.

MOOCs
La necesidad de la gente de recibir educación más allá de las aulas o del empleo se hizo evidente durante 2020.

El crecimiento del streaming en plataformas como YouTube o Twitch también rompió récords y se consolidó un «nuevo» término: los EduTubers: gente que aprovechó la masividad de este tipo de plataformas para compartir sus conocimientos y habilidades. En Estados Unidos, un papá común y corriente amasó millones de vistas mostrándole a sus seguidores habilidades tan básicas desde cómo destapar un baño hasta cómo hacer un nudo de corbata. Desde el lado de las instituciones educativas, muchas aprendieron el poder de la masificación del contenido educativo y comenzaron a ofrecer masterclasses, conferencias, congresos en línea y algunos cursos básicos en este tipo de plataformas.

Instant eLearning

El tiempo que nos ahorró estar en el tráfico o preparándonos para ir a la escuela o al trabajo (que arroje la primera piedra quien nunca tomó una clase o junta en pijama) permitió que ese tiempo fuera aprovechado productivamente en la adquisición de nuevas habilidades -útiles para el trabajo o no- típicamente aprendidas a través de pequeñas cápsulas de aprendizaje. Las cifras de todo tipo de empresas de educación online o edutainment mostraron que la gente quiere seguir ampliando su experiencia de vida poniendo su tiempo a mejor uso. De hecho, los resultados en este sentido fueron tan positivos, que muchas empresas y centros educativos replantearon sus modelos de negocio y de la pandemia en adelante sólo funcionarán como negocios en línea. Fue tal el impacto positivo que vimos en la productividad de la gente con un poco más de tiempo en sus manos.

eLearning Gratuito

Ya sea por oportunidad o por ofrecer algo a una sociedad necesitada -al final del día, la pandemia generó una crisis brutal, desempleo agónico y muchas pérdidas de todo tipo- muchas instituciones educativas vieron el valor en ofrecer una parte de sus recursos de manera gratuita y abierta al público general. En este sentido, algunas Universidades probarán ofrecer ciertos cursos, certificaciones o incluso licenciaturas completas libres de costo o con la opción de comenzar a pagar hasta encontrar trabajo.

Webinars y teleconferencias

Los seminarios y conferencias sufrieron un duro golpe cuando el mundo se cerró. La alternativa estuvo inmediatamente disponible: webinars y teleconferencias. La ventaja que ofrecen estas herramientas es que son participativas y lo más similar a tener la experiencia en vivo y en directo. Se convirtieron en valiosas formas de ofrecer contenidos a grandes audiencias, incluso en ocasiones hacia afuera de las empresas o instituciones educativas. Todos escuchamos webinars de especialistas de la salud, de mindfulness, de economía y negocios… Otra ventaja que ofrecen en tiempos de crisis económica es que el costo de su implementación es una mínima fracción de lo que cuesta una conferencia presencial. Empresas y Universidades de todo tipo seguirán utilizando este recurso para hacer llegar insights valiosos a sus audiencias.

Mujer en webinar
Las teleconferencias, webinars y masterclasses vieron su mayor crecimiento histórico durante la pandemia.

Chatbots Inteligentes

Estamos en un momento en la evolución tecnológica del ser humano que los chatbots impulsados con técnicas de eLearning e Inteligencia Artificial ya no son una fantasía. De hecho, en Smartraining contamos con Ubot, una plataforma de este tipo para asistir a la educación en línea para Universidades de toda Iberoamérica. Casi cualquier Universidad puede tener al alcance de sus posibilidades una tecnología sumamente avanzada que asiste a la educación de manera efectiva y liberando la carga del aprendizaje remoto tanto a alumnos como a maestros.

Nuestro chatbot funciona a través de las apps de mensajería más populares, pero también existen asistentes inteligentes que funcionan con reconocimiento de voz, de imágenes y texto para archivos investigativos y de análisis de big data. Las aplicaciones son incontables, y apenas estamos rascando la superficie de esta tecnología, que seguirá tirando fuerte durante el 2021 y a futuro.

Como puedes ver, los efectos de la aceleración del eLearning han sido muchos. ¿Qué otras tendencias crees que se establezcan o aparezcan durante este año? Deja tus opiniones en los comentarios debajo.